25 Objetos – Pilar Córdoba

Laura Paola Uribe #11 - Dispositivos de la mirada, Reseñas

Suscríbete al newsletter:

En una librería de la colonia Roma  en la ciudad de México se presenta la exposición 25 objetos de la artista Pilar Córdoba Longar (Ciudad de México, 1981). La librería “Libros con experiencia” vende y subasta libros antiguos para coleccionistas y amantes de la lectura sobre literatura, cine o pintura. El espacio está ambientado como una sala de lectura en una pequeña casa de madera. La artista Pilar Córdoba intervino  este espacio con sus 25 objetos.

Entre las repisas, mesas y pequeños armarios encontramos animales de porcelanas, un par de zapatos de niño, una máscara de piel y una revista Horizon. Estos son algunos de los objetos que Pilar Córdoba ha encontrado a lo largo del tiempo en distintos mercados  llamados “de pulgas” o “de viejo” en México y otros países. Estos objetos pertenecieron a alguien más, se hicieron en otro tiempo y habitaban en otro espacio, la artista los colecciona para hacer sus composiciones e instalaciones y así reconfigura y resignifica su uso original.

Otra clase de objetos que componen la exposición son  los pequeños cuadros de punto de cruz que borda Pilar Córdoba, estos cuadros bordados con imágenes contemporáneas como una barras technicolor, un robot o la frase “lack of entertainment”, nos hablan de una tradición que se ha ido perdiendo y que la artista actualiza cuando finamente borda cada una de estas imágenes, yuxtaponiendo siempre una época, la que pertenecía a las abuelas que hacían bordado, y la época actual, en donde los soportes para ver imágenes cotidianas han prevalecido en los impresos y no en el bordado. Pilar Córdoba actualiza y recupera la técnica milenaria, de origen medieval, para desarrollar algunos temas relacionados con el cuerpo y la sexualidad como el díptico “Sexuality lesson”. Estos 25 objetos  instalados en “Libros con experiencia” logran crear  un espacio íntimo y una manera diferente de contemplar el arte, en donde la instalación , los libros, el bordado y los objetos conviven en un mismo lugar, creando una poética del espacio.