Editorial

Reflexiones Marginales #24 - Bioética

Suscríbete al newsletter:

Diálogos con la bioética

Van Rensselaer Potter estudió bioquímica, tiempo después fue profesor de oncología en el Laboratorio McArdle de Investigaciones sobre Cáncer de la Universidad de Wisconsin-Madison por más de 50 años y creó ese saber que sigue adviniendo llamado bioética. Difícil labor si nos atenemos a que en ella quería Van Rensselaer sumar la biología, la ecología, la medicina y los valores humanos tan escurridizos, más en una época como la nuestra. El progreso tecnológico, como en otros saberes, fue el acicate para levantar un alerta sobre la enorme amenaza que significó y significa su unión con la ciencia. El fantasma de la destrucción mundial hizo que acuñara la expresión bioética global en 1988.

Lo que en un principio fue una alarma por los adelantos tecnológicos y su fuerte carga destructiva pronto se vio ampliada a otros campos en donde la bioética se convirtió en ese saber que viene. Nuevos dilemas y debates empezaron a surgir porque ese saber se empezó a ligar a los inconvenientes éticos que continuamente se generan por el acelerado y creciente desarrollo tecnocientífico (robótica, informática y biotecnologías) que se aplica a la vida humana y afecta a nuestras sociedades pues sus aplicaciones tocan, alteran e inciden sobre el conjunto de la vida en el planeta. Los temas, problemas y acciones que como líneas de fuga se ven solidariamente vistas por la bioética hoy, son ineludibles.

Una diversidad de complicaciones y de problemas son hoy por hoy parte de la bioética: respecto a la naturaleza (la degradación del medioambiente, la experimentación y el derechos de los animales, el desarrollo sustentable, la preservación de la biodiversidad, entre otros); en el plano de los sujetos sociales (los adelantos biomédicos, la procreación asistida, el aborto, la problemática eutanasia, los cuidados paliativos, la “buena muerte”; las medicinas del deseo, el manejo de datos genéticos, y todo aquello que constituye aquel descubrimiento que hizo Foucault: la biopolítica); con relación a las dimensiones sociohistóricas de las sociedades tenemos esas líneas que tocan todo lo jurídico, lo político, el territorio de la economía (los regímenes legales, las políticas de salud y la distribución de recursos, o la diversidad cultural). De esto trata este número, su dossier que fue organizado y arquitecturado por Jorge E. Linares Salgado, editor invitado para este número de Reflexiones Marginales.