Perfil

Suscríbete al newsletter: [yikes-mailchimp form="1"]

Esta revista nace de una percepción:
que la filosofía necesita dar respuesta a un conjunto de problemas que se dan alrededor de saberes de frontera y de saberes de y desde los márgenes, es decir, de saberes que quedan atravesados por dos o más conocimientos y que no se detienen en una especificidad sino que se entrecruzan, se subsumen, se yuxtaponen. Pero al mismo tiempo, de lo que se trata es de un procedimiento crítico que indaga sobre la constitución de las fronteras institucionales, sociales, económicas, políticas y universitarias que establecen la identidad y la diferencia de las distintas áreas del saber. La frontera no habla de ir más allá de esos límites, de esos cercos, de esa raya que es señalada por lo decible y lo visible de una época sino que trata de poner de manifiesto la presencia de un afuera que se sostiene con y por un adentro, es la articulación sostenida de relaciones de saber y poder como posibilidad de subjetivación y de libertad. La frontera en su enunciación no rompe lo divisorio, sino que es el lazo viable que se traza entre la afirmación misma de los límites.

Partiendo del hecho de que estas fronteras no son naturales, ni universales, sino que son construidas, y en consecuencia son el efecto de ciertas políticas del saber, se ha hecho necesario preguntarnos cómo, cuándo y dónde han tenido lugar los procesos de especialización y de división del trabajo científico, académico o de índole disciplinaria con los cuales se produce el conocimiento. Esta compleja tarea exige estar a la escucha de la diferencia; porque decir la verdad es una tarea plural, atravesada por el desacuerdo y el conflicto. En esta medida, los diversos saberes que conforman a las Humanidades se han enfrentado recientemente con un nuevo reto: la emergencia de la interdisciplinariedad, la cual surge no sólo como un objeto de la reflexión, inédito en nuestra historia hasta hace poco, sino como una instancia, por definición inapropiable, a partir de la cual es posible interrogarse de manera colectiva sobre la racionalización del trabajo que hacemos en las Humanidades.