Editorial #32: Sexualidad, erotismo y pornografía

Reflexiones Marginales #32 - Sexualidad, erotismo y pornografía

Suscríbete al newsletter: [yikes-mailchimp form="1"]

c06fe763f069f461f58609b8227ddedb

Es todo un reto para la filosofía reflexionar sobre el cuerpo y sus manifestaciones eróticas, sexuales y pornográficas sin caer en prejuicios morales o críticas infundadas. La sociedad nos ha amaestrado para temer, rechazar, negar y avergonzarnos de las pasiones carnales, pero ¿por qué, cuál es el motivo? ¿No es acaso contradictorio que en la sociedad se rechace la sexualidad abierta y libre, pero que existan prostíbulos, se genere y consuma pornografía, y que sea aceptada la hipersexualidad en anuncios, programas televisivos y películas?

La filosofía desde sus inicios ha reflexionado sobre esta problemática, pues ha visto que el modo en que vive el hombre su sexualidad, su eros no procede de la misma forma como en los animales. El cuerpo y su sexualidad no se acaban en la mera reproducción, no es mero instinto. El sentimiento subjetivo de la pasión amorosa o el arrebato orgiástico pone al hombre en un plano distinto al de la animalidad. Acaso divino es el amor tal como lo representaron las culturas antiguas. Es una contraposición evidente entre el mundo de la naturaleza y el cultural occidental (o espiritual). Siendo este último, complejo, enrevesado e histórico y que degrada o niega al erotismo convirtiéndolo en elemento de vergüenza, falsedad y vulgaridad. El cuerpo del hombre actúa según los motivos externos, pero su experiencia interior, su ser consciente de las sensaciones y emociones que experimenta lo lleva a las reflexiones más abstractas y profundas sobre el erotismo, la sexualidad y la pornografía como industria del placer.

En este número se buscó reflexionar sobre ese cuerpo que es cada uno de nosotros, pero sin caer en la mera apreciación personal, pues hablar del erotismo o de la pornografía es también hablar de lo que nos causa atracción, repulsión, asco o admiración. Aquí se encontrarán diversas reflexiones sobre el fenómeno de la pornografía, su aspecto mercantil y de explotación sexual; sobre el Marqués de Sade, uno de los principales pensadores del erotismo y la sexualidad, y también sobre el problema de la contraposición entre moral y sexualidad. Esperamos sea un número que abra perspectivas críticas sobre la sexualidad sin exaltarla ni condenarla en principio.

 

Josué Isaac Muñoz Núñez

Editor invitado