Editorial #66

Editorial #66

Homenaje póstumo a Jean-Luc Nancy

 

Póstumo

Mediados del siglo XV, posthumus, “nacido después de la muerte del autor” (autor o padre), del latín tardío posthumus, del latín postumus “último”, especialmente “último nacido”, superlativo de posterus “siguiente, posterior” (véanse posterior). Cambiado en latín tardío por asociación con el latín humare “enterrar”, sugiriendo la muerte; el que nace después de que el padre está en el suelo es obviamente el último.

 

El dossier del número 66 de la revista digital de filosofía, Reflexiones Marginales está generosamente dedicado a la obra del gran filósofo francés Jean-Luc Nancy, fallecido el 23 de agosto de 2021 a la edad de 81 años. Los trabajos presentados aquí reflejan el alcance de la admiración/adoración, la amistad en su anonimato y los encuentros amistosos, la genuina erudición, y el profundo sentido de responsabilidad que su obra desde 1971 ha conocido. Agradezco a todos los autores aquí presentes por responder a mi invitación a colaborar en este número tanto como académica de Nancy y como su amiga: es una de esas raras ocasiones de reconocer, compartiendo de manera póstuma, la calidad de las conversaciones que tuve con él al final de su vida, que espero le proporcione al público un trasfondo más familiar en la experiencia de lectura de los artículos. Vale la pena compartir dos de estos breves intercambios en su totalidad: uno sobre el trabajo y otro sobre el amor.

Abrumada como todos lo estamos por su producción filosófica, le pregunté sinceramente por qué estaba trabajando tanto. Y me contestó con una veracidad igual a la de la pregunta: “Me hago la misma pregunta… No sé… No puedo descansar más que viendo películas o escuchando música (y de nuevo… Puedo escuchar música mientras trabajo… Y muy rápido entiendo más…). Obviamente es un asunto psicoanalítico, ¿pero cuál?, lo ignoro, porque no hago psicoanálisis. Siento que escribir (y leer, pero sobre todo leer para poder escribir desde allí) es necesario para mi “felicidad” si se me permite decir. Si tú tienes una interpretación …” (14 de abril 2021).

Otra vez cuando él mismo sintió en mis palabras que una experiencia amorosa me había entristecido (“Quiero hacerte una pregunta sobre el amor… No filosófica… ¿Vives siguiendo lo que dices sobre el amor?”), me confesó: “No recuerdo bien… creo que debe haber sido una cuestión del otro, de la otredad del otro y que el amor está en el reconocimiento —que nunca es conocimiento— de esta otredad. ¿Yo “soy” eso? Espero de todos modos, pero creo que solo lo entendí realmente lentamente…Por otro lado, y como soy heterosexual pero esto se puede aplicar en la homosexualidad, creo que la otredad femenina es aún más otra otredad, si se me permite decirlo, que la masculina, que no es nada original y que siempre se ha conocido de alguna manera, pero que solo se concreta —como es el caso por decirlo— con las mujeres concretas que conocemos.” (1° de mayo 2021).

 

Finalmente, un homenaje póstumo deja en claro una cosa: Seguimos conociendo a nuestro amigo, incluso cuando ya no está presente para mirarnos o escribirnos. Desde el momento en que me hice amiga de Nancy ya me estaba preparando para la posibilidad de que pudiera sobrevivir a él o él a mi. Del deseo que Nancy atribuyó a la amistad, creo que ninguno se comparaba a esta esperanza hacia nuestra amistad que ya va más allá de la muerte.

 

Un agradecimiento de todo corazón y disfruten leyéndonos.

 

Maria Konta

Editora invitada

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.