#39 – Editorial

Reflexiones Marginales #39

Suscríbete al newsletter:

El pensamiento de Agamben

Al principio de un libro recientemente traducido y publicado en español, el cual curiosamente no forma parte de la serie de los nueve libros que componen el proyecto de veinte años de Homo Sacer, El fuego y el relato (Ernesto Kavi, trad., Sexto Piso, Madrid, 2016), el pensador italiano Giorgio Agamben cuenta una historia sobre el fuego que había sido anteriormente contada por Shmuel Yosef Agnon, Gershom Scholem, Elie Wiesel, entre otros:

Cuando Baal Shem Tov, el fundador del judaísmo jasídico, tenía que lidiar con una tarea difícil, iba al bosque, encendía un fuego, rezaba las palabras sagradas, y recibía lo que necesitaba.

Una generación más tarde, cuando el Maguid de Mezeritz se enfrentaba con una dificultad similar, se dirigía al mismo lugar en el bosque y, aunque no podía encender el fuego, sin embargo, podía todavía decir las oraciones. Esto era suficiente, y lo que deseaba ocurría.

Una generación después, el rabino Moshe Leib de Sassov, al enfrentarse con un problema igualmente intratable, y aunque no podía encender el fuego, y tampoco conocía las palabras sagradas, se dirigía al mismo lugar en el bosque y con esto también era suficiente.

Cuando, por fin, una generación más tarde, el rabino Israel de Ruzhyn se encontró en una situación tal, dijo: “No podemos encender el fuego, no podemos decir las oraciones, e incluso ya no sabemos dónde está el lugar en el bosque. Sin embargo, de todo esto, podemos contar la historia”. Y esto también, se dice, fue suficiente.

Si con la publicación del octavo y último volumen de Homo Sacer L’uso dei corpi (Neri Pozza Editore, Vicenza, 2014), Agamben abandona con maestría, sin concluir, su proyecto y con eso su término clave inoperositá —es decir, el pararse con la representación tanto en la obra filosófica, como en la política y en la artística para exhibir lo no-presentable— entonces, los textos y las traducciones publicadas en este dossier (algunos presentados por primera vez en el primer coloquio sobre el pensamiento de Agamben, Agamben: ως μή organizado por Maria Konta, Edgar Morales, Fernanda Miranda y Camila Villanueva) cuentan la historia de que como comunidad académica o sociedad o especie humana, sí, no hay/hay nada que podamos hacer para ser o devenir o, incluso, permanecer humanos. Y con esto también será suficiente.

Maria Konta

Editora invitada