Editorial #70

Editorial #70

Coordenadas esféricas

Gestación de lo sensible, espiritual y femenino ante el fascismo cibernético 

 

Luego de la implantación de políticas relacionadas con el confinamiento provocado por la pandemia por el Sars-Cov 2, la vida social ha sido impactada profundamente por la búsqueda de medidas de control planetario, al amparo de la narrativa del riesgo sanitario. “Líderes” internacionales y locales introducen la idea de un gobierno mundial como una necesidad para la seguridad humana, lo que les ofrece, desde su perspectiva, fundamento para invadir la vida cotidiana de manera generalizada. Mediante el avance de la informática se consolida el imperio de la hipótesis cibernética,[1] y hace posible la invasión soft en la vida cotidiana en todas las sociedades, afectando la existencia de toda forma de vida.  Esta invasión, que tiene larga data en haberse imaginado e iniciado, todo lo encamina y atrapa en la búsqueda de una uniformidad de pensamiento y acción, en la que adquiere sostén la imposición de una única forma legítima y legal de vivir: una vida programada, de diseño. Los tintes fascistas del proyecto en marcha de las élites mundiales, no se pueden ocultar.

 

Ante tal panorama, se gestan en diversas latitudes esfuerzos por reflexionar, comprender y actuar la vida social, a efecto de mantener, generar y diversificar las posibilidades de existencia, a través de lo cual se trascienda efectivamente la pura idea de humanidad o transhumanidad a la que nos va orillando el fascismo cibernético y sanitario que se expande. Poder apreciar esos esfuerzos en su realización y trascendencia, supone también de un empeño, dentro del cuál están implicados diferentes formulaciones para saber y hacer, saber-hacer, esa vida que se coloca al margen de la dominante formulación de la vida diseñada. Es en este esfuerzo en que la escrituración que ahora se presenta busca situarse.

 

En su definición más básica, consideramos coordenada a un eje que ayuda a establecer la posición de un punto, que puede ser una esfera en el espacio social, por ejemplo. Las coordenadas esféricas son concebidas como la aplicación de distancias y ángulos para determinar la posición espacial de un punto, una topografía existencial: una esfera. Ángulos y distancias, puntos de mira y de afectación, dinámicas del dentro y fuera, son vectores con los que regularmente se juegan las gestaciones de existencias que se pretenden al margen de las determinaciones hegemónicas para el vivir, y dan cuenta de ambientes, climas, alientos, en que esas existencias van situándose dinámicamente para adquirir patuidad,[2] es decir, capacidad para hacerse patentes. Establecer las coordenadas de los márgenes, de los puntos de gestación en la dinámica propia del espacio político-social históricamente concebido, de las trascendencias dadas o virtualmente detectables para propulsar potenciales desvíos en la vida social, hoy se nos presenta como una tarea urgente, así sea que se presenten en grandes y tentativos trazos.

 

Diferentes son las dimensiones implicadas en la propagación del fascismo en marcha, que son invadidas de múltiples maneras; cada vez son más estrechas las fronteras en que la desviación es efectuable. No obstante todo, detectamos que brotan esferas del existir – que son de ciertas formas de inter-acción históricamente señaladas como desviantes en el proyecto de dominio mundial, y que han sido envueltas por una necesidad de ajuste continuo al proyecto dominante, es decir, las han colocado como esferas de necesaria e ineludible programación de corte cibernético: lo sensible, lo espiritual y lo femenino hoy se subordinan a tecnologías de programación, como lo neuro lingüístico, la inteligencia emocional, la medicalización o la extracción de procesos ancestrales sin su fundamento espiritual, como el mindfulness, el yoga,  la ayahuasca o los temazcales. En este sentido, nos planteamos atender esas dimensiones con las que la pretensión de dominio mundial ha batallado en capturar completa y definitivamente: la sensibilidad, la espiritualidad y la vía de lo femenino y que emergen como esferas que hay que detectar coordenadamente; esferas que hoy más que nunca han de incluirse en toda apuesta de vida que haga frente a la pretensión fascista en marcha.

 

Los escritos que conforman esta propuesta de dossier, pretenden ofrecer puntos que hagan posible delinear la gestación de potenciales desvíos, de los márgenes que dotan de fuerza los esfuerzos y ofrezcan elementos para establecer coordenadas esféricas para saber apreciar la trascendencia de dichos desvíos y abrir la posibilidad de acrecentar su patuidad. Las reflexiones aquí presentadas surgen de un reciente encuentro llamado “Primer Co-laboratorio Gestación esférica de prácticas para vivir: mundos, existencias y co-implicación”, realizado en octubre de 2021, el horizonte que conjunta los diversos artículos adhiere a esa gestación de desvíos.

 

Co-laboratorio deshumanizante ETSKUNI

 

 

Notas

[1] Cfr. Tiqqun, La Hipótesis cibernética, Ed., Antonio y Machado, Madrid, 2015.
[2] Cfr. Étienne, Souriau, Los diferentes modos de existencia, Ed., Cactus, Buenos Aires, 2017.

Leave a Reply

Your email address will not be published.