Ese debate significa que estamos en el final de una civilización

Home #33 - Pensar con Cornelius Castoriadis Ese debate significa que estamos en el final de una civilización
Ese debate significa que estamos en el final de una civilización

canturreo y gruño,
canción, goce y sufrimiento…
un misterio de emoción…
la unión sustancial del alma y el cuerpo,
del cuerpo y el almmmm-ma

1.

“Es en Francia, vieja nación quebrantada, el país más centralizado, dotado de una muy fuerte imagen de él mismo, que esta idea de “decadencia” ha brotado. Su fuerza es asombrosa, en una palabra “deshecho” que uno comúnmente entiende. Cuando uno está derrotado, se deviene deshecho. Habían ya todos los instrumentos jurídicos para indignar a alguien. “La decadencia de la nacionalidad” es sólo una manera de enganchar una palabra bien infame a esta posibilidad. También significa que la nacionalidad tiene potencialmente una pureza, una integridad, tal que puede rechazar a los sujetos repugnantes y que está completamente justificada para hacerlo.

1.1

Somos llevados por muy poderosas presiones a todos estos círculos de localización, de identidad, de reconocimiento, sólo porque las cosas no van en absoluto en el sentido donde estábamos inclinados a pensar hace veinte años, hacia el progreso. Todo fue cada vez peor, según un movimiento extremadamante potente, que supera todo lo que uno puede dominar políticamente, intelectualmente, incluso filosóficamente. Yo tendría que decir que estamos en el final de una civilización. En otras palabras, empezamos algo que en dos siglos ha tomado la forma del comienzo de una nueva civilización.

Nos encontramos en la situación del hombre romano en el siglo VI de nuestra era: totalmente perdidos frente a todo lo que desaparece. Sólo los cristianos vieron en esta caída una señal de Dios, como hizo Agustín. Ahora no tenemos ningun medio para detectar tal señal divina. Pero en cambio los que querían ver signos de deterioro, como Heidegger, siempre fueron desmentidos porque la historia es más sinuosa. Ahora estamos en plena avalancha, y no sabemos qué hacer. La decadencia de la nacionalidad es una necedad magistral, y una reacción a la misma.

1.2

Los hombres jamás ven la historia en la que están transportados. Pero es hora de abrir los ojos un poco, para darse cuenta de que se trata de una mutación muy profunda. Uno debe repensar a fondo lo común, el estar juntos, que devinieron palabras melosas. Repensar la forma en que estamos en el mundo. También pensar que algunas posiciones en el mundo se usan. La realeza, lo que ha hecho posible la revolución francesa, fracasó porque estaba agotada. Lo que la Revolución Francesa ha engendrado, la República – y más ampliamente una civilización – está a su vez desgastada. Los hombres tienen problemas para aceptar el envejecimiento, los pueblos y las civilizaciones todavía más. La decadencia es el arma desesperada de aquellos que no lo pueden concebir.”

1.3

Nota del traductor

El original en francés fue publicado el 27 de enero 2016 en http://www.la-croix.com/Debats/Forum-et-debats/TRIBUNE-Ce-debat-signifie-nous-sommes-dans-civilisation-2016-01-27-1200735729.

 

Mis agradecimientos sinceros a Maria Konta, profesora y amiga en la licenciatura en la filosofía en la FFyL, UNAM, por darme la oportunidad de traducir este texto de tanta urgencia política para nuestros tiempos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.