Un camión lanzado…

Home #34 - Estética de la mirada Un camión lanzado…
Un camión lanzado…

2.

Un camión lanzado para aplastar niños —entre otros— da una imagen insostenible del nihilismo. El propio nihilismo nombra un desenlace: el de nuestra historia y nuestra civilización.

Se apodere de simulacros religiosos o de extravíos psicóticos, se tome por un loco de Dios o del transhumanismo, el nihilismo encuentra la manera de destilarse y de envenenar por doquiera, y en todos aquellos a los que pueden fascinar las potencias de aniquilación.

No basta con declararle la guerra. Debemos enfrentarnos con nosotros mismos, con nuestra empresa universal de potencia nunca satisfecha. Tenemos que examinar y desmontar los camiones locos de nuestros supuestos progresos, de nuestras fantasías de dominación y de nuestra obesidad mercante.

El mundo está en un viraje. Tiene que inventar un nuevo futuro. Matar a los niños (y a los otros), es matar el futuro sin siquiera hacer existir un presente. No basta con levantar el tono: también hace falta pensar lo que existir puede querer decir, aparte de hacer rodar camiones, mercancías y empresas.

Un político profesional, hombre o mujer, el día de hoy ya no puede eximirse de hablar del sentido de nuestro mundo. Y ello no solamente recitando la divisa de la República francesa, pues cada una de esas palabras es aplastada por los camiones, las mercancías y las empresas, y por la insuficiencia o la negligencia de nuestros pensamientos.

No se trata de acusarnos más que a los fanáticos, los terroristas y los aterrorizados. Se trata de ir más allá de los reflejos condicionados. Pues lo que está en juego es la exigencia incondicional de un mundo posible.

2.1

Leave a Reply

Your email address will not be published.